Proyecto Kokkoya Organics

abril 15, 2018

No podía irme de Yangon sin visitar Caitlin, una australiana que lanzó una granja orgánica en septiembre del 2017.

Visité Caitlin y su equipo en enero del 2018, en un barrio tranquilo de Yangon donde se encuentra el bonito terreno donde el proyecto Kokkoya Organics tiene lugar.

(Imágenes del terreno donde se encuentra Kokkoya en Yangon)

Después de pasar 2 años enseñando permacultura y medio ambiente en una ONG local de Myanmar, decidió empezar a buscar un terreno en Yangon y vivir en esta ciudad.

Le tomó un poco de tiempo encontrar un terreno adecuado por culpa de los excesivos precios en el alquiler de terrenos en Yangon. Finalmente lo encontró y lo primero que hizo fue lanzar una campaña de “crowdfunding”. El dinero que recolectó lo destino principalmente a pagar el compost necesario para enriquecer el suelo del nuevo terreno que junto con técnicas como la de añadir capas de cartón ayudó a preparar los campos de cultivo. Antes de todo esto tuvo que limpiar bien la parcela y añadir algunas partes de la verja que faltaban.

(Parte del equipo Kokkoya)

En octubre 2017 empezó a sembrar las primeras semillas!


En enero del 2018, cuando realizé la visita, ya producían verduras suficientes para organizar el reparto de 27 cestas para 27 clientes, la mayoría expatriados que trabajan en Yangon y algunos poco locales que buscan verduras bio sin químicos. Estos clientes compran verduras de temporada directamente al agricultor en su ciudad. Lo que en inglés se conoce como una CSA (Community Supported Agriculture).

En ese momento tenía lista de espera y esperaba incrementar poco a poco la producción incorporando nuevas areas para cultivar en los primeros meses del 2018 y así cubrir la demanda.

Ella también organiza talleres y días de puertas abiertas donde las familias pueden visitar el terreno y participar en alguna de las actividades cotidianas en Kokkoya.

(Caitlin a la izquierda y dos mujeres que trabajan con ella)

Caitlin dirige un equipo de 5 jóvenes birmanesas motivadas que reciben formación regularmente.
Cursos de inglés y permacultura son también organizados por ella con un evidente impacto en la comunidad. La idea es que ellas puedan gestionar solas el proyecto en el futuro o puedan asesorar a otros como hacerlo.

Esta entrevista con Caitlin me inspiró enormemente y le deseo todo lo mejor en su aventura!

Kokkoya es otro ejemplo de que las cosas se pueden hacer de manera diferente con resultados muy satisfactorios.

Bravo Caitlin!

(Caitlin a la izquierda con su equipo en Kokkoya)

Puedes encontrar más información en los siguientes enlaces:

Facebook: https://www.facebook.com/kokkoyaorganics/
Crowdfunding campaign: https://startsomegood.com/kokkoya-organics
Instagram: https://www.instagram.com/kokkoya_organics/

(Vista del terreno en Yangon)